El tejido empresarial español recupera el optimismo

¿Cómo encaran las empresas españolas el nuevo año? A esta pregunta responde el International Business Report de Grant Thornton, un informe sobre las expectativas del tejido empresarial realizado a partir de la encuesta a más de 2.600 empresas de 37 países de todo el mundo.

En este sentido, los últimos resultados para España apuntan a una recuperación del optimismo general por parte de las organizaciones, pues los directivos esperan que sea un año de crecimiento económico.

En concreto, más de la mitad de los empresarios encuestados (el 55%) se muestran optimistas sobre cómo va a evolucionar la economía en los siguientes 12 meses, lo que representa 14 puntos por encima respecto a los datos recogidos en  el tercer trimestre de 2016. Es más, solo el 8% de los participantes en la encuesta emiten una previsión negativa para este año, mientras que el resto, el 37% declara que no saben cómo continuará el mercado.

En esta recuperación ha influido el desbloqueo político de los últimos meses, según el documento. Así, según señala Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton, “el fin de la parálisis política es un factor importante en esta mejora en la confianza empresarial en el que también influye el buen desempeño de la economía española y, sobre todo, la buena marcha de las empresas en un año especialmente convulso en todo el mundo”.

También mejoran las expectativas a nivel interno de las empresas. De hecho, el balance entre los que esperan incrementar la facturación y los que prevén un descenso se sitúa en 65 puntos positivos, 9 más que en el trimestre anterior, al tiempo que el balance en cuanto a los beneficios alcanza los 57 puntos, 13 más que tres meses antes. Por el contrario, las previsiones sobre exportaciones registran una caída de 8 puntos.

Dado el futuro escenario en el que las empresas esperan actuar, la creación de empleo por parte de las compañías españolas se eleva, hasta el punto de que casi cuatro de cada diez directivos encuestados consideran que su organización contratará más personal, frente al 3% que cree que reducirán la plantilla, según el informe. Eso sí, solo un 19% de los ejecutivos prevé subidas salariales reales por encima de la inflación; la mayoría (el 63%) esperan mantener los sueldos en la línea del IPC y el 18% restante mantendrá los importes anteriores, sin actualizaciones.

Como resultado de estas cifras, España se coloca por encima de la media europea en cuanto al balance entre optimistas y pesimistas, solo superada por Alemania dentro de las cuatro grandes potencias económicas de la Eurozona. Además, los españoles son los que afrontan 2017 con más esperanzas en cuanto a facturación, empleo, beneficios y exportaciones, seguidos de lejos por Italia.

Ahora bien, a pesar de este clima positivo, 2017 también trae consigo posibles incertidumbres. Como señala Martínez Borrell, “los mayores efectos de acontecimientos como el Brexit o la victoria de Trump están aún por sentirse y en Europa nos esperan elecciones cruciales en Alemania, Francia e Italia con resultados difícilmente previsibles dada la historia reciente. La clave estará en ver si continua la disociación entre economía e incertidumbre política que ha ejemplificado España, en donde las buenas previsiones económicas se han mantenido pese a la inestabilidad”.