¿Por qué encontramos compañeros de trabajo que se sienten totalmente sobrepasados ante cualquier problema, mientras que otros son capaces de superar todo tipo de crisis e incidentes sin perder la sonrisa? La clave está en el nivel de desarrollo de la resiliencia y autoestima de cada uno de ellos.