A pesar de que la utilizamos constantemente, la comunicación es un proceso realmente complejo en el que intervienen factores semánticos, neurológicos, psicológicos, sociales y culturales, como pone de manifiesto Xavier Guix en su obra Ni me explico, ni me entiendes: Los laberintos de la comunicación.