Adolf Hitler, Benito Mussolini o Kim Jong Un son ejemplos de líderes negativos, personas poderosas capaces de mover masas hacia sus objetivos particulares a base de insuflar terror entre las personas.