Un profesional altamente capacitado pero con escasas habilidades sociales tendrá muy pocas posibilidades de tener éxito en su carrera laboral y perjudicará el buen funcionamiento de la organización. Por ello, las empresas deben prestar atención tanto al desarrollo técnico de sus empleados, como a la formación humana de los mismos.