En términos generales, podemos distinguir dos clases de emprendedores: los que ponen en marcha un proyecto con el que siempre han soñado y aquellos que llevan a cabo una iniciativa por la oportunidad que representa. ¿Qué tipo eres tú: emprendedor vocacional o situacional?