¿Cuál es la relación entre satisfacción laboral y motivación?

Son muchas las investigaciones científicas que demuestran que cuanto más satisfecho está un empleado en su puesto de trabajo, más motivado se muestra y mejor desempeño realiza. La relación entre satisfacción laboral y motivación es un hecho contrastado por numerosos estudios, pero ¿hasta qué punto llega su impacto?

La relación entre satisfacción laboral y motivación en cifras

Según los resultados del estudio Impact of Reward and Recognition on Job Satisfaction and Motivation, de Rizwan Qaiser Danish, las diferentes dimensiones de la satisfacción en el trabajo se correlacionan de manera significativa con la motivación de los empleados.

En este sentido, los trabajadores que se autocalifican como felices en su trabajo presentan hasta un 33% más en cuanto a sus niveles de energía y dinamismo frente a aquellos que no están satisfechos en sus puestos, según una investigación desarrollada por la consultora Crecimiento Sustentable.

Otro informe de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, reveló que los profesionales satisfechos son un 12% más productivos en la empresa, mientras que un estudio sobre felicidad en el trabajo realizado por Wall Street Journal y Opener Institute for People puso de manifiesto que la satisfacción laboral genera empleados un 36% más motivados y un 31% más eficientes.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de satisfacción laboral?

Concepto de satisfacción laboral

La satisfacción laboral es definida por Edwin Locke como un «estado emocional positivo o placentero de la percepción subjetiva de las experiencias laborales del sujeto». Para este psicólogo, dentro de su Teoría del Valor, la satisfacción laboral proviene del ajuste entre los resultados que consigue el empleado y los deseos del mismo. Así, cuanto mayor concordancia exista entre ambos, mayor será la satisfacción laboral y motivación.

Por su parte, Paul M. Muchinsky, autor de Psicología aplicada al trabajo, concibe la satisfacción laboral como “una respuesta afectiva y emocional del individuo ante determinados aspectos de su trabajo”.

Junto a ellos, Damiano Fiorillo y Nunzia Nappo, en Job satisfaction in Italy: individual characteristics and social relations, definen la satisfacción laboral como “las actitudes de los empleados hacia sus condiciones de trabajo y sus ambientes”.

Ahora bien, ¿cómo interactúa la satisfacción laboral y la motivación? Como explican Azman Ismail1, Mohd Ridwan y Abd Razak, en su trabajo A Study on Job Satisfaction as a Determinant of Job Motivation, “el papel de la satisfacción laboral como determinante importante está en línea con la concepción de necesidades basada en la teoría de la motivación”. Es decir, un empleado estará satisfecho conforme tenga cubiertas sus necesidades a través de factores intrínsecos (logro, el reconocimiento y la tarea en sí) y extrínsecos (la administración organizacional, la supervisión y el salario).

Detonantes de la satisfacción laboral

En este sentido, según el estudio Five Drivers of Happiness at Work, elaborado por el Opener Institute for People, existen cinco factores que actúan como estímulos positivos en el trabajo:

  • La contribución. Este elemento de la satisfacción laboral y motivación está vinculado a lo que el trabajador consigue en su trabajo. Cuando un profesional alcanza sus metas, avanza en su carrera o se siente escuchado, valorado y respetado por superiores y compañeros, está más satisfecho en su puesto de trabajo.
  • La convicción. A pesar de que las situaciones puedan volverse críticas, si se crea un ambiente de resiliencia, donde la energía se redirija hacia la superación de obstáculos, se conseguirá un equipos más satisfecho.
  • La cultura organizacional. Desarrollar e impulsar una cultura organizacional sólida, donde los miembros de la compañía se sientan como parte de la misma, refuerza el sentimiento de pertenencia y aumenta la satisfacción laboral y motivación del capital humano.
  • El compromiso. Si los empleados consideran que su esfuerzo diario merece la pena, que están trabajando por un objetivo mayor y más importante, el ambiente laboral será más positivo.
  • La confianza. Para llevar a buen término los otros cuatro puntos es necesario construir un clima de confianza tanto a nivel individual como organizacional.