Potencia la satisfacción laboral y la productividad crecerá

¿Quieres mejorar la productividad laboral de la empresa? El capital humano es el motor de cualquier organización. Los trabajadores son los encargados y ejecutar la estrategia de la compañía y cuanto más motivados y felices se encuentren en sus puestos, mayor compromiso demostrarán. Satisfacción laboral y productividad van de la mano.

Un mismo empleado, en función de su satisfacción, obtendrá resultados bien distintos. Es un hecho que todos podemos comprobar, tanto en nosotros mismos, como en nuestros compañeros. Pero no solo la observación lo pone de manifiesto, sino que existen numerosos estudios que reafirman el estrecho vínculo entre satisfacción laboral y productividad de la empresa.

La relación causa-efecto entre satisfacción laboral y productividad

Las múltiples investigaciones sobre este binomio coinciden: si quieres obtener buenos resultados, potencia la satisfacción de la plantilla.

Construir climas de trabajo positivos, redunda significativamente en los equipos en múltiples vertientes:

  • Consecución de las metas. Los estudios desarrollados por Hay Group desvelan que los trabajadores satisfechos tienen el doble de probabilidad en alcanzar los objetivos asignados.
  • Más ventas. Shawn Anchor concluye, tras años de investigación recopilada en su obra The Happiness Advantage, que los empleados felices consiguen un aumento de las ventas del 37%. De hecho, Gallup cifra esta mejora de ventas de las plantillas motivadas entre 80.000 y 120.000 dólares más por mes que aquellas que no lo están.
  • Mayor colaboración. Otra de las conclusiones de Anchor es que una plantilla motivada potencia su capacidad de trabajo en equipo.
  • Más tolerancia al estrés. Otro de los efectos de impulsar la satisfacción laboral es una mejor respuesta a situaciones de estrés. Como sostienen los investigadores de la Universidad de Harvard Phil Stone y Tal Ben-Shahar las mayores habilidades sociales que presentan los empleados satisfechos les permite superar las crisis y desafíos con mayor solvencia.
  • Desarrollo del liderazgo. Cuando los trabajadores están motivados toman mejores decisiones y desarrollan más sus habilidades de liderazgo, según Alexander Kjerulf, fundador de Woohoo Inc.
  • Mayor retención del talento. Los empleados satisfechos se mantienen más fieles a sus compañías, que presenten tasas de rotación del personal inferiores, según una investigación realizada por los psicólogos Sonja Lyubomirsky, Laura King y Ed Diener en la que participaron 275.000 profesionales de todo el mundo.
  • Más productividad. Todo esto se plasma, en último término, en una mayor productividad. Según el estudio Happiness and Productivity de la Universidad de Warwick, los trabajadores satisfechos desempeñan sus funciones mejor y consiguen un incremento de la productividad del 12%, un porcentaje que se eleva hasta el 31%, según los trabajos de Anchor.

¿Están realmente implicados los trabajadores?

Ahora bien, a pesar del consenso sobre el impacto de la satisfacción laboral y motivación en la productividad de las empresas y los detonantes, la mayoría de las organizaciones no ha conseguido por el momento crear climas de trabajo en los que los colaboradores se encuentren motivados.

Por ejemplo, según Alexander Kjerulf, autor de Happy Hour is 9 to 5, solo el 15% de los profesionales considera estar totalmente satisfecho con su empleo, frente al 65% que se mantiene neutral y el 20% que admite estar descontento en su puesto actual. Como consecuencia, según el estudio State of the American Workplace de Gallup, esta falta de motivación cuesta a las empresas americanas entre 450 y 550 billones de dólares al año.

En el mercado de trabajo español, según el Ranking de Talento Mundial 2016 de la Escuela de Negocios IMD, España está a la cola  a nivel mundial en retención de talento y motivación laboral, ocupando el puesto 32 de 61 países.

En concreto, 4 de cada diez empleados del país aseguran que están poco comprometidos con sus empresas, frente al escaso 7% que se muestra satisfecho, según el ‘Estudio Global sobre el compromiso y el espacio de trabajo‘, elaborado por la Steelcase sobre la base de encuestas a 12.000 trabajadores de las 17 países de todo el mundo.

¿Qué motiva a los trabajadores?

El primer paso para potenciar la satisfacción laboral de las plantillas es conocer qué demandan los profesionales a las empresas. En este sentido, según el informe Employee Job Satisfaction and Engagement, de HRM, estos son los principales factores que influyen en la motivación de los trabajadores:

  1. El respeto con el que la organización trata a los colaboradores en todos los niveles.
  2. La compensación económica.
  3. Los beneficios
  4. La estabilidad en el trabajo.
  5. La confianza entre los superiores y los equipos.
  6. Las oportunidades para desarrollar sus habilidades.
  7. La solidez financiera de la organización.
  8. Las relaciones con los cargos intermedios.
  9. La seguridad en el trabajo.
  10. La posibilidad de participar con sus ideas y sugerencias en el desarrollo empresarial.

¿Cómo potenciar la satisfacción laboral y productividad?

Como consecuencia de esta equidistancia entre la situación real y la deseada en cuanto a satisfacción laboral del capital humano, es conveniente plantearse qué pueden hacer las compañías para impulsar entornos de trabajo adecuados.

He aquí algunos consejos para superar esta brecha y crear espacios laborales donde satisfacción laboral y productividad sean un hecho:

  • Comunicar. ¿Qué espera la empresa de cada empleado? Tener claras sus funciones y las metas asignadas, así como el propósito de la organización, es esencial para que los trabajadores estén implicados. Saber el qué, cómo y porqué de su desempeño laboral es la base para que puedan llevar a cabo sus objetivos.
  • Asignar los roles adecuados. Un profesional que ocupa un puesto para el que está sobrecapacitado o infracapacitado nunca estará completamente feliz en su trabajo. Los empleados necesitan sentirse útiles en sus empleos, de modo que las empresas deben asignar los roles en función de las habilidades y expectativas de los trabajadores.
  • Formar. Los planes de capacitación incluyen notablemente en la satisfacción laboral, pues permiten al capital humano mejorar sus habilidades, crecer a nivel personal y profesional y sentirse piezas fundamentales de la compañía.
  • Reconocer. Valorar el esfuerzo y los resultados conseguidos por cada colaborador genera en el capital humano un sentimiento de satisfacción que se ve reflejado en su motivación intrínseca y productividad. Este reconocimiento puede ir desde unas palabras en público sobre el buen trabajo de un profesional hasta la creación de planes de incentivos con los que premiar a la plantilla.
  • Implicar. Para que un trabajador muestre entusiasmado por un proyecto, nada mejor que hacerlo partícipe del mismo. Los directivos deben potenciar la participación de los equipos y construir un feedback constante y fluido, fomentando la aportación de ideas y sugerencias.
  • Inspirar. Los directivos y superiores juegan un papel decisivo en cuanto a la satisfacción laboral y productividad del capital humano. Como pone de relieve el trabajo El efecto contagioso del líder, de la consultora Zenger&Folkman, los trabajadores que califican a sus jefes con las puntuaciones más altas presentan, al mismo tiempo, un elevado grado de satisfacción individual en el trabajo.
  • Sociabilizar. Como seres humanos, las relaciones interpersonales son inherentes a los trabajadores. Crear climas laborales positivos, en los que se refuercen estos lazos entre todos los miembros de la compañía, es otro de los pasos para impulsar la satisfacción del personal.
  • Acondicionar los espacios. Pasamos gran parte del día en el trabajo, por lo que el estado de las instalaciones también repercute en el grado de satisfacción laboral y productividad. Si los empleados disfrutan de lugares de trabajo cómodos y adaptados a sus necesidades, su rendimiento será mayor.
  • Personalizar. Cada empleados tiene sus propias motivaciones. Por ejemplo, los planes formativos pueden mejorar la satisfacción de un trabajador, mientras que para otro el detonante principal de su felicidad laboral sea la flexibilidad.