intransigente definicion

Tipos de liderazgo hay tantos como personas que lo ejercen. En el sector empresarial encontramos tanto líderes positivos como líderes negativos en función de las circunstancias en las que se desarrolle uno u otro estilo de management, cada uno con sus respectivas fortalezas y debilidades. Así, en este post hablamos del líder intransigente, definición del mismo y los comportamientos para detectarlo.

Ser intransigente: definición

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la intransigencia es la “condición de quien no transige o no se presta a transigir”, entendiendo esta acción como “consentir en parte con lo que no se cree justo, razonable o verdadero, a fin de acabar con una diferencia”.

Por tanto, podemos concebir al líder intransigente como aquel que no cede ante las pretensiones de los demás, que se muestra inamovible en sus ideas. Pero, ¿es esto bueno o malo para la compañía?

Aunque es un término al que se le asignan connotaciones negativas, lo cierto es que puede resultar muy necesario en determinadas situaciones. Por ejemplo, un directivo que se niega a aceptar un acuerdo con un proveedor porque no quiere aceptar una mínima diferencia de precio, puede resultar intransigente y provocar efectos negativos en las relaciones y operatividad de la empresa. En cambio, si la causa de su rechazo se debe a que el proveedor se niega a cumplir los estándares de calidad de las condiciones de trabajo de sus empleados o respetar los valores medioambientales durante el proceso de producción, la intransigencia del líder puede estar justificada y beneficiar a la compañía.

Características del líder intransigente

¿Cómo podemos distinguir a un líder intransigente, definición amplia? Entre sus características podemos hallar aspectos positivos y negativos.

Entre los elementos positivos de este estilo de liderazgo encontramos:

  • Fortaleza de carácter: cuando los motivos de la intransigencia son fundados denotan una gran fortaleza de carácter del directivo. No hay que olvidar que tan negativo puede resultar ser intransigente cuando se requiere flexibilidad que mostrarse pusilánime cuando se necesita determinación.
  • Convicciones firmes: la claridad de ideas del líder es otro de los rasgos que se asocian a la intransigencia en su sentido positivo, permitiendo mantenerse fiel a sus ideales.

Por el contrario, una intransigencia desproporcionada o que no es demandada por la situación lleva aparejada los siguientes atributos:

  • Falta de empatía: la incapacidad para ceder ante las intenciones de otros proviene, en muchas ocasiones, por la escasez o ausencia de habilidades empáticas, imposibilitando al líder a comprender las necesidades de los demás y ponerse en su lugar.
  • Omisión de la escucha activa: la concepción negativa de la intransigencia lleva asociada también una falta de escucha activa y feedback, donde el directivo se enfoca en esgrimir sus argumentos y tratar de llevar la razón, sin atender a las ideas que la otra parte propone.
  • Inseguridad: el carácter intransigente, definición negativa del mismo, proviene en gran parte de los casos, por la propia falta de autoconfianza del ejecutivo y su miedo a que aceptar otro punto de vista sea visto como señal de debilidad.