cosas que dan miedo

Los seres humanos estamos diseñados para que, en un escenario de incertidumbre, nuestro cerebro y cuerpo reaccione. Del mismo modo que se nos dispara el pulso y tendemos a huir si vemos un animal salvaje acercándose a nosotros, como mecanismos de defensa de nuestra integridad física, también queremos proteger nuestra imagen e integridad mental al poner en marcha un nuevo proyecto.

Convertirse en emprendedor es un gran desafío, lleno de incógnitas y dudas, por lo que es habitual que lleve asociado cosas que dan miedo. Ahora bien, como señala el filósofo Inmanuel Kant, “se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”. Es decir, aunque es comprensible sentir cierta inseguridad en estas primeras fases, la clave está en no sentirnos paralizados o bloqueados y ver el vaso medio lleno a pesar de las adversidades.

¿Cuáles son las cosas que dan miedo más generalizadas entre los emprendedores?

  1. Las críticas. Uno de los temores comunes entre aquellos que quieren iniciar un negocio está vinculado con el qué dirán los demás sobre el proyecto, tanto conocidos como desconocidos. Este miedo se sostiene sobre la inseguridad del emprendedor, que puede llegar a tirar la toalla para evitar comentarios hirientes, incomprensiones, desprecios o burlas sobre su idea. Sin embargo, es importante mantenernos fieles a nuestro propósito y creer en nuestros sueños, aceptando las críticas y usándolas, en la medida de lo posible, para mejorar.

“Cuando todo parezca ir en tu contra, recuerda que el avión despega contra el viento”. Henry Ford.

  1. Las pérdidas. Gran parte de los nuevos negocios no superan la primera fase de constitución y desaparecen al poco tiempo de iniciar su actividad. Este escenario ciertamente es bastante disuasorio y provoca que muchos emprendedores no se lancen al mercado por el miedo a perder dinero. Pero, ¿qué sería de la humanidad si todo el mundo se resguardara en su zona de confort? Cuando emprendemos por vocación, y no por necesidad, el camino hacia el éxito es mucho más seguro.

“Hay muchas malas razones para empezar una empresa. Pero solo hay una buena razón y creo que sabes cuál es: para cambiar el mundo”. Phil Libin (Evernote).

  1. El fracaso. Los temores a no conseguir las metas marcadas no solo se dan a nivel monetario; el miedo al fracaso del proyecto en sí mismo, incluso cuando no haya habido pérdidas, es otro de los males que aquejan el espíritu emprendedor. Para evitarlo, debemos desarrollar nuestra resiliencia y autoestima y concebir los errores, no como fracasos, sino como oportunidades para mejorar. Es muy útil inspirarnos en grandes personajes que consiguieron grandes logros a partir de numerosos intentos fallidos.

“He perdido más de nueve mil oportunidades en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. Me han confiado veintiséis veces el tiro ganador y he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y por eso he tenido éxito». Michael Jordan.

  1. La responsabilidad. Como emprendedores, es posible que tengamos que contratar un equipo de profesionales, lo que puede generar un sentimiento de responsabilidad mal entendida que nos lleve a bloquearnos ante el miedo de que una mala marcha del proyecto perjudique a otros. En estos casos, lo recomendable es concentrarse en la oportunidad que se está dando a los demás, en lugar del posible riesgo que ello conlleva.

“El pensamiento positivo te dejará hacer todo mejor que el negativo”. Zig Ziglar.

  1. La dedicación. Ser fundador y dueño de un negocio es un trabajo de 24 horas diarias, 7 días a la semana, por lo que entre las cosas que dan miedo a la hora de lanzarse al trabajo por cuenta propia es la pérdida de tiempo que los emprendedores pueden dedicar a sí mismos, a su familia o amigos. Sin embargo, la dedicación al negocio tiende a normalizarse conforme pasa el tiempo y la empresa se consolida, así que si creemos en nuestro proyecto, seguro que contaremos con el respaldo de nuestro entorno.

“Dentro de veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta amarras, navega lejos de puertos seguros, atrapa los vientos favorables en tus velas. Explora. Sueña”. Mark Twain.

  1. La imperfección. Muchos emprendedores se ven superados por una tendencia obsesiva hacia la perfección. Nunca encuentran el momento adecuado para poner en marcha su empresa, cayendo en la procrastinación continua. Abriré el negocio cuando termine el plan de negocio; cuando el prototipo esté mejorado; cuando tenga el logo; cuando encuentre oficina… Recuerda que muchas de las grandes multinacionales de Silicon Valley comenzaron en el garaje de los padres de sus fundadores.

“Si no te avergüenza la primera versión de tu producto, lo lanzaste muy tarde”. Reid Hoffman (LinkedIn).

  1. Los contactos. Otra de las cosas que dan miedo a los emprendedores es construir y desarrollar una red de contactos. Por desconocimiento o inexperiencia, verse en la necesidad de solicitar financiación, tramitar licencias administrativas, negociar con los proveedores, buscar colaboradores, etc. puede convertirse en una barrera para el emprendimiento. No debemos limitarnos por estos miedos, sino esforzarnos por conseguir nuestras metas cueste lo que cueste.

“Estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que han fracasado es la perseverancia”. Steve Jobs (Apple).