Qué es intransigente: así lo describen grandes personajes

Inflexible, fanático, pertinaz, intolerante, obcecado, testarudo… Estos son algunos sinónimos que nos dan una idea de qué es intransigente, pero nada mejor que escuchar las opiniones de grandes personalidades sobre concepto de intransigencia para comprender qué supone esta característica.

Concepto de intransigencia

Según la Real Academia de la Lengua Española, transigir supone “consentir en parte con lo que se cree justo, razonable o verdadero, a fin de acabar con una diferencia” o “ajustar algún punto dudoso o litigioso, conviniendo las partes voluntariamente en algún medio que componga y parta la diferencia de la disputa”.

En consecuencia, en cuanto a qué es intransigente, podemos deducir que significa no ceder ante las pretensiones de los demás, una cualidad que aplicada a los líderes en el ámbito empresarial puede ser tanto positiva como negativa en función de las circunstancias.

¿Y qué opinan grandes pensadores sobre qué es intransigente?

Frases célebres sobre qué es intransigente

Empecemos este repaso a los aforismos sobre qué es intransigente con una cita de Alexandre Pope que describe, en parte, este comportamiento en el que una persona se considera en posesión de la verdad: “Nuestros prejuicios son igualitos a nuestros relojes: nunca están de acuerdo, pero cada uno cree en el suyo”.

Para el escritor español de la Generación del 98 Pio Baroja, por ejemplo, esta característica puede considerarse una fortaleza cuando se da en situaciones determinadas. “Mucha gente piensa, o por lo menos siente, que el que no tiene sus hábitos y sus entusiasmos es un enemigo. A mí me parece lógica la intransigencia tratándose de ideas esenciales”, dijo el escritor.

En esta línea se muestra el escritor y filósofo francés Jean Rostand cuando aconsejó: “Consiente en ceder cuando tengas razón, con tal de que sepas ser intransigente cuando estés equivocado”; o el filósofo, matemático y químico Blaise Pascal, que habla de dos excesos de las personas: “excluir la razón y no admitir más que la razón”.

Para Hippolyte Taine, historiador y crítico de origen galo, solo hay un momento en el que es oportuno mostrarse intransigente: “No tengáis intolerancia más que cuando os halléis frente a frente con intolerancia”.

Claro que todo tienes sus límites. Como señaló el poeta clásico griego Sófocles, “Para un hombre, al menos si es prudente, no es nada vergonzoso ni aprender mucho, ni no mostrarse en exceso intransigente”.

Por su parte, la filósofa Hipatía de Alejandría abogaba por la necesidad de autoevaluación: “Conserva celosamente tu derecho a reflexionar, porque incluso el hecho de pensar erróneamente es mejor que no pensar en absoluto”.

Otras personalidades, en cambio, rechazan la intransigencia en todas sus formas. Es el caso del filósofo y poeta Agostinho Da Silva, que escribe que “Ser intransigentes con los demás tiene poco sentido: ellos son lo que pueden ser y serían mejores si pudieran”. Asimismo, el autor Miguel de Unamuno sostiene que “la peor intolerancia es la de eso que llaman razón.”

Mientras, el poeta inglés Robert Southey advierte de los peligros de una exacerbada intransigencia: “El furor de la intolerancia es el más loco y peligroso de los vicios, porque se disfraza con la apariencia de la virtud”.

¿Y tú? ¿Qué consideras qué es intransigente?