¿Eres un emprendedor vocacional o situacional?

En términos generales, podemos distinguir dos clases de emprendedores: los que ponen en marcha un proyecto con el que siempre han soñado y aquellos que llevan a cabo una iniciativa por la oportunidad que representa. ¿Qué tipo eres tú: emprendedor vocacional o situacional?

El perfil del emprendedor español

Solo seis de cada cien adultos son emprendedores en España, pero si tuviéramos que elegir al individuo que mejor represente a este colectivo en el país este sería un varón de 39 años con estudios superiores o de posgrado que monta un negocio de pequeño tamaño de ámbito local en el sector servicios sin una aspiración sólida para crecer, según los datos del Informe GEM España 2015.

Estos son los datos más relevantes del estudio que contextualizan el perfil del emprendedor español:

  • Seis de cada diez emprendedores son hombres, frente al 40% de mujeres.
  • La franja de edad mayoritaria de este grupo profesional oscila entre los 35 y 44 años, aglutinando al 39,8% de los participantes en el informe.
  • La gran mayoría de los emprendedores –casi tres de cada cuatro- emprenden para aprovechar una oportunidad que han percibido.
  • El 49% de los encuestados cuenta con formación superior o de postgrado.
  • El 80% de las nuevas empresas se crean en el sector servicios.
  • La mitad de los emprendedores no emplean a más personas.
  • Cuatro de cada diez emprendedores no esperan crecer o no van a desarrollar mecanismos para hacerlo.
  • Invierten una media de 20.000 euros en la puesta en marcha del negocio.

¿Y qué es lo que lleva a un profesional a poner en marcha su propio negocio?

Tipos de emprendedores

Existen diferentes criterios a la hora de clasificar el emprendimiento. Entre ellas, los autores Raphael Amit y Eitan Muller, en su obra Push and Pull Entrepreneurship, distinguen dos modelos en función de la motivación:

  • El emprendedor situacional o por empuje (push): engloba a los profesionales que no están satisfechos con su actual situación (malas condiciones laborales, falta de conciliación, desempleo…) y, como consecuencia, deciden iniciarse por su cuenta.
  • El emprendedor vocacional o por atracción (pull): representa a aquellos otros individuos que montan un nuevo negocio para poner en marcha una idea por la que se sienten fascinados.

Ahora bien, ¿existen diferencias entre ambos además de la causa del emprendimiento?

Emprendedor vocacional Vs. emprendedor situacional

En este sentido, Juan Antonio Moriano, Enrique Trejo y Francisco J. Palací, autores de El perfil sicosocial del emprendedor: un estudio desde la perspectiva de valores, señalan que el emprendedor vocacional presenta una alta motivación de logro, ya que actúa impulsado por un proyecto soñado.

De hecho, según el estudio Perfil psicosocial de la persona emprendedora, elaborado por  Enrique Trejo López, el emprendedor vocacional presenta mejores puntuaciones que el situacional en todas las competencias inherentes a este colectivo: constancia, dinamismo, asertividad; escrupulosidad, motivación de logro, esfuerzo, tesón, proactividad, perseverancia, apertura mental, creatividad, capacidad de adaptación… “Los emprendedores situacionales o push están motivados por la subsistencia, ganar lo suficiente para atender sus necesidades, mientras que los vocacionales están más motivados por ganar el máximo posible, obtener reconocimiento, conseguir objetivos o logro, el poder, y trabajar de forma independiente o autónoma”, concluye el informe.